lunes, 18 de agosto de 2008

Ao po`i

El tejido que trasciende las fronteras

"El ao po`i no tiene por qué identificarse con un conjunto musical o con los médicos o con festejos folclóricos, lo ideal es que los paraguayos tengan varias camisas de ao po`i y que las usen como cualquier otra", decía, unos años atrás, el presidente del Grupo Plastimar, Marcos Ismachowiez, quien impulsó un proceso de revalorización de este tejido típico, junto con la Cooperativa Yataity Limitada, del Guairá.

Mientras la puesta en valor del ao po`i camina a paso lento en nuestro país, en el extranjero lo hace a máxima velocidad. Una muestra de ello constituye el guardarropa del presidente brasileño, Ignacio Lula da Silva, quien tiene camisas de la típica prenda en varios diseños.
Tal vez el titular del Ejecutivo brasileño coincida con Ismachowiez, quien sostiene que "el ao po`i es una prenda única, liviana, fresca y lavable", como lo expuso en entrevista para la revista Vida, de Última Hora.
En varias actividades oficiales el presidente Lula lució las camisas paraguayas, convirtiéndose así, sin proponérselo, en un promotor de lujo del tejido tradicional.

EN YATAITY. El bordado de ao po`i es una fuente laboral para todo un pueblo. La mayoría de los artesanos especialistas en estos diseños son de Yataity, donde con el apoyo de la empresa Plastimar se logró combinar tradición y modernidad, artesanía e industrialización, para una marca de camisas que reúne los estándares de calidad exigidos para la exportación. En Yataity son alrededor de 900 las personas que trabajan para la firma Plastimar.
El ao po`i está hecho a mano en un tejido 100% algodón, que surgió en el siglo antepasado, ante el bloqueo comercial impuesto por Gaspar Rodríguez de Francia. Las mujeres tuvieron que hilar manualmente el algodón para tejer y confeccionar las prendas de uso personal.

ILUSTRACIONES